Programa de fortalecimiento del diagnóstico de tuberculosis busca mejorar la detección de casos en las Américas

La meta del Programa “Fortalecimiento de las Redes de Laboratorio de Tuberculosis en la Región de las Américas” es contribuir a reducir la brecha en la detección de casos de la enfermedad mediante el fortalecimiento de la capacidad diagnóstica a través de las redes de laboratorios constituidas en la región.

El Programa “Fortalecimiento de las Redes de Laboratorio de Tuberculosis en la Región de las Américas” está financiado por el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (FM) y tiene como objetivo fortalecer tres Laboratorios Supranacionales (LSN) de América Latina –Chile, Argentina y México– y mejorar las capacidades diagnósticas en las redes (LRN) de veinte países del continente –Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela–, como contribución al objetivo mundial de eliminación de la tuberculosis (TB).

Las actividades del Programa comenzaron en enero de 2017 y se extenderán hasta diciembre de 2019 e incluyen la adquisición de equipos y reactivos para mejorar la capacidad diagnóstica y el control de calidad de los tres LSN, y el control de calidad y la evaluación externa de las pruebas de sensibilidad a drogas y confirmación de patrones de resistencia TB-MDR/XDR mediante el envío de un panel de muestras para su evaluación anual desde el LSN para cada uno de los LRN que conforman su red.

El Programa cuenta además con la asistencia técnica de los profesionales de los LSN a los LRN. En 2017 recibieron asistencia técnica los 17 países que son parte del Programa y en el año en curso los profesionales de los LRN realizarán una pasantía en su respectivo LSN.

Lourdes Kusunoki Fuero, coordinadora del Programa, manifestó que “Con el desarrollo de las actividades de este Programa  se espera contribuir al logro de las metas trazadas por la Estrategia Fin a la TB, compromiso adquirido por los países, que significa un reto muy grande. Por eso, a través de las actividades tratamos de incidir a alto nivel y hacer el relevamiento político del tema de TB no solo en las agendas nacionales sino también en los espacios regionales y subregionales a fin de lograr la sostenibilidad política y técnica de las acciones.”

Durante el primer año del Programa se llevaron a cabo tres estudios que se complementan con otras investigaciones realizadas por organismos internacionales, con el fin de aportar información a los países que forman parte del Programa TB para que puedan asumir en forma oportuna las medidas necesarias para el control de la TB. Los estudios son:

  • “Estructura y funcionamiento de las Redes Nacionales de Laboratorio de Tuberculosis de la Región de las Américas”
  • “Costos de funcionamiento de los Laboratorios Supranacionales en el marco de su relación con la Red de Laboratorios Nacionales”
  • “Análisis de Situación de los Sistemas de Información de los Laboratorios Supranacionales, Laboratorios de Referencia Nacional y las Redes Nacionales de Laboratorios de TB”

El Receptor Principal (RP) encargado de gestionar los recursos asignados por el FM es el Organismo Andino de Salud – Convenio Hipólito Unanue (ORAS-CONHU), ente creado en 1971 como espacio para la integración en Salud de los Estados de la subregión andina. El ORAS-CONHU es dirigido por la Reunión de los seis Ministros de Salud de los países andinos (REMSAA) y la sede de su Secretaría Ejecutiva (SE) se encuentra en la ciudad de Lima, Perú. Como subreceptores (SR) operan la OPS, en su calidad de referente técnico, y el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominicana (COMISCA), con sede en la ciudad de San Salvador, El Salvador.

“Los principales desafíos del Proyecto son materializar la prioridad a los Programas de Control de la TB de los laboratorios de TB, expresada en financiamiento y en inversión en la estabilidad y en la formación de los recursos humanos; resolver las grandes inequidades en la distribución de la riqueza; abordar el problema desde la perspectiva del derecho a la salud y el acceso universal, fortalecer la gobernanza en salud, el liderazgo de los ministerios y el trabajo intersectorial para atender los determinantes sociales de la salud y las causas estructurales del problema, que va mucho más allá de la tuberculosis”, señaló Kusunoki Fuero.

Authors
Top